La vida en el centro

 

En un lugar de Alcalá, la Cuesta de Teatinos,
hay un colegio hermoso, Dulcinea (del Toboso).
Amor de Don Quijote, en sus sueños y quimeras,
su tarea es amparar a todos los que lo anhelan.
Los profes, fieles escuderos, en su pasión de educar,
desarrollan el ingenio de los niños del lugar.
La amistad es nuestra espada, el escudo la verdad
y el caballo de batalla se llama Prosperidad.