Como Ayudar A Mi Hijo En La Escuela?

Como Ayudar A Mi Hijo En La Escuela
Fomente el aprendizaje de su hijo en la casa – 14. Demuestre una actitud positiva con respeto a la educación. Lo que decimos y hacemos en nuestras vidas diarias les puede ayudar a desarrollar actitudes positivas hacia la escuela y el aprendizaje, y a desarrollar la confianza en sí mismos como estudiantes.

  • Al demostrarles que valoramos la educación y utilizamos nuestro conocimiento en la vida cotidiana, les damos un ejemplo muy poderoso a seguir, lo cual contribuye mucho a su éxito en la escuela.
  • Al demostrar interés en la educación de los niños, los padres y las familias pueden despertar su interés y dirigirlos hacia un descubrimiento muy importante-que el aprendizaje puede ser placentero además de traer consigo muchas recompensas, y vale la pena el esfuerzo que cuesta.15.

Supervise el uso de la televisión, los juegos electrónicos y el Internet. Los niños norteamericanos invierten una mayor proporción de su tiempo mirando la televisión o jugando juegos electrónicos como el Nintendo que haciendo tarea o participando en otras actividades escolares.

Supervise el uso de la televisión y los juegos electrónicos y Ayude a que su niño aprenda a usar el Internet adecuada y efectivamente ofrecen algunas sugerencias para ayudar a su niño a utilizar los medios con sensatez.16. Aliente a su niño a leer. Lo más importante que usted puede hacer para ayudarle a su niño a tener éxito en la escuela-y en la vida-es ayudarle a leer.

No podemos enfatizar demasiado la importancia de la lectura. La lectura ayuda a los niños a superarse en todas sus materias. Más aún, es la clave para el aprendizaje de toda la vida. Actividades para divertirse leyendo y Maneras divertidas y eficaces de leer con los niños le presentan algunos consejos para ayudar a que su niño se desarrolle como lector.17.

  • Hable con su niño.
  • Hablar y escuchar cuidadosamente son dos destrezas que juegan un papel muy importante en el éxito escolar de su niño.
  • Los niños pequeños aprenden las destrezas del lenguaje que necesitarán para tener éxito aprendiendo a leer a través de lo que escuchan a sus padres decir, las charlas entre los miembros de su familia y cómo son alentados a responder.

Por ejemplo, los niños que no escuchan mucha conversación o a quienes no se les alienta a hablar y participar, suelen tener problemas al aprender a leer, lo cual puede causarles retrasos en su desarrollo escolar. Además, los niños que no han aprendido a escuchar con cuidado frecuentemente tienen problemas siguiendo instrucciones o prestando atención en clase.

  • También es muy importante que usted le demuestre que le interesa lo que el niño dice y piensa.
  • Aprende más en El éxito escolar: Hable con su niño,18.
  • Anímelo a usar la biblioteca.
  • Las bibliotecas son lugares de aprendizaje y descubrimiento para todos.
  • Al ayudar a su niño a descubrir la biblioteca usted lo iniciará en un camino seguro hacia el aprendizaje independiente.

Las bibliotecas también tienen un gran número de recursos para estudiantes de todas las edades, como material de referencia, computadoras y muchos tipos de libros, ¡sin mencionar que ofrecen un lugar tranquilo para estudiar y hacer la tarea! Servicios de la biblioteca para niños de edad escolar describe los servicios que las bibliotecas ofrecen a los estudiantes.19.

  1. Aliente a su niño a ser responsable y trabajar independientemente.
  2. Tomar mayor responsabilidad y trabajar independientemente son cualidades importantes para el éxito escolar.
  3. Fomente la responsibilidad, la independencia, y el aprendizaje activo ofrece algunas sugerencias para ayudar a su niño a desarrollar estas cualidades.20.

Fomente el aprendizaje activo. Los niños necesitan participar en actividades de aprendizaje activo al igual que en actividades de aprendizaje independiente como leer o hacer tarea. El aprendizaje activo incluye hacer y responder a preguntas, resolver problemas y explorar intereses.

¿Cómo ayudar a mi hijo cuando no quiere ir a la escuela?

Si el rechazo escolar se prolonga durante semanas o meses, es el momento de tomar medidas. Es posible que su hijo esté siendo acosado o que tenga problemas con un maestro. Si cree que ese puede ser el caso, hable con su hijo, con sus maestros y con otros adultos en su vida para averiguar si está pasando algo.

¿Qué hacer para que un niño se integre?

Uno de los métodos más efectivos para ayudar a tu hijo a integrar a un compañero es creando momentos de compartir e invitarlo a pasar un buen rato en casa junto a sus otros amigos. De esta forma, podrán conocerse e integrarse sin la presión escolar.

¿Cuánto tiempo tarda un niño en adaptarse al colegio?

¿Cuánto dura el periodo de adaptación? – Dependerá de la habilidad de adaptación de cada niño. Hay niños que comienzan a experimentar problemas de inmediato, otros en 2-3 semanas y por último algunos no presentan ningún problema y se adaptan de inmediato al nuevo entorno.

Edad del niño: La mayoría de los expertos creen que cuanto más pequeño es el niño, más difícil es su período de adaptación a la escuela infantil, ya que su sistema inmunológico aún no se ha fortalecido y la necesidad de cuidado y atención de los padres sigue siendo fuerte.

Estado de salud: Es difícil acostumbrarse a la escuela infantil para niños con problemas de salud, resfriados frecuentes y enfermedades crónicas.

Nivel de desarrollo de sus habilidades y conocimientos: Si los padres están acostumbrados a hacer todo por el niño, será difícil que los pequeños se acostumbren a la independencia. En consecuencia, el período de adaptación para ellos puede retrasarse.

Nivel de socialización: La duración de la adaptación depende de la personalidad del maestro, el número de niños en el grupo, las particularidades del sistema nervioso del niño y el ambiente dentro de la familia.

¿Por qué mi hijo llora cuando lo dejo en el colegio?

Los primeros días de septiembre son sinónimo de comienzo de clases escolares después de más de dos meses de vacaciones veraniegas. Reanudar la rutina puede llegar a ser duro y difícil para los niños, especialmente para los más pequeños. Después de pasar la época estival con sus padres y de llevar una dinámica muy diferente a la del curso académico, algunos chiquitines lo pasan realmente mal en esos días de transición.

  • Una de las preguntas más frecuentes que nos hacemos las madres y los padres cuando dejamos a nuestros hijos los primeros días de clase es la siguiente: ¿es normal que mi hijo se quede llorando cuando le llevo al colegio en sus primeros días? Empecemos por el final.
  • Sí, es completamente normal.
  • Es más, podemos decir que es lo más sano que puede hacer, ya que está manifestando su tristeza, miedo e inconformidad por tener que quedarse en la Escuela Infantil cuando, en realidad, quiere estar con sus padres, algo a lo que ha estado acostumbrado en las últimas semanas.

Más información Para poder comprender lo que ocurre en los primeros días de clase, siempre explico una conocida investigación que llevó a cabo Mary Ainsworth hace varias décadas llamada la situación extraña, En dicho estudio, llevado a cabo en un laboratorio, un niño de aproximadamente un año, accede junto a su madre a una habitación de laboratorio con varios juguetes.

Después de unos breves minutos de tanteo, accede a la habitación una persona extraña. Es interesante observar cómo reacciona el pequeño cuando entra la extraña en la sala. Algunos niños se aferran a su madre, mientras que otros continúan jugando con los juguetes como si nada ocurriese. En determinado momento, la progenitora abandona la habitación, dejando al niño solo con la persona.

¿Cómo reaccionará el menor ante la desconocida? ¿Cómo crees que reaccionaría tu hijo ante dicha situación? Pasados unos minutos regresa la madre a la sala. Lo interesante es ver cómo recibe el niño a su madre: ¿Se deja calmar por ella? ¿Cuánto tarda la madre en calmar a su hijo? ¿Cuánto tarda el niño en separarse de su madre para volver a jugar? Acabo de describir de manera somera cómo es el proceso básico de la situación extraña.

See also:  Que Es Mejor Una Escuela Publica O Privada?

¿No os parece que tiene mucho que ver con los primeros días de clase? Veamos ahora cómo suelen reaccionar los padres y los niños ante los cambios que he descrito en la situación extraña en función del tipo de apego que tienen. Los padres con apego seguro, que suponen aproximadamente un 60% de la población, suelen responder a las necesidades que presentan sus hijos de manera sensible, respetuosa y previsible.

Los niños que tienen progenitores con apego seguro aprenden a confiar en sí mismos y en sus capacidades, ya que sus padres son capaces de protegerles ante situaciones en la que sienten miedo o peligro, mientras que por otro lado, fomentan su autonomía y carácter explorador.

Como decía la propia Mary Ainsworth, el apego seguro es el equilibrio flexible entre la protección y la autonomía. Ahora bien, ¿qué pasa con aquellos niños que tienen padres con alguno de los tres tipos de apego inseguro? Los padres con apego evitativo suelen mostrar una actitud y un comportamiento indiferente e insensible hacia las necesidades de sus hijos.

Es por ello que en la situación extraña, el niño evitativo se muestra más interesado en los juguetes que hay en la sala que en su propia madre. Tienden a reforzar más los aspectos materiales que los emocionales. Si esto mismo lo extrapolamos a los primeros de colegio, minimizan o no le dan importancia al llanto del niño y a sus miedos.

Además no les dan explicaciones ni respuestas sensibles a sus demandas. Esta manera de comportarnos hará que el día de mañana nuestros hijos tengan serias dificultades para conectar con los demás y tengan relaciones superficiales. Por este motivo es tan importante que nos mostremos interesados por el mundo emocional de nuestros hijos y conectemos con sus miedos, alegrías y momentos de injusticia.

Lo que caracteriza a los padres ambivalentes es su inconsistencia y falta de regularidad, ya que no tienen un patrón de actuación claro y estable. Estos padres pueden ser sensibles en algunas ocasiones, mientras que en otras situaciones se muestran desconectados de las necesidades de sus hijos y, hasta incluso, pueden llegar a mostrarse agresivos ante sus demandas.

Esta manera tan variable de actuar provoca en sus hijos una constante sensación de inseguridad, ansiedad y ambivalencia. Dado que los padres con apego ambivalente a veces responden de manera sensible a las necesidades de sus hijos y en otras ocasiones no lo hacen, esto provoca una especie de «refuerzo intermitente» que, al igual que las máquinas tragaperras, hace que el niño se muestre más dependiente y cerca físicamente de su figura de apego.

El niño con apego ambivalente en la situación extraña rara vez se va a separar de su madre para irse a jugar, ya que tiene un miedo muy grande a que su madre se marche cuando él se despiste. Al igual que en el apego ambivalente se produce una activación exagerada del apego, en el apego evitativo se minimiza o enfría.

  • Podemos decir que el apego evitativo manifiesta una gran dificultad para la conexión emocional con los demás, mientras que el apego ambivalente manifiesta un miedo excesivo a la desconexión de su principal figura de referencia.
  • En el apego desorganizado, se produce una desconexión significativa entre los padres y el menor con motivo del miedo que tienen los padres o bien del miedo que provocan en el niño.

En este tipo de apego se produce un «doble vínculo», ya que la persona que está llamada a proteger y cubrir las necesidades del menor es la misma que le provoca miedo e inseguridad. Esto se puede explicar cerebralmente de la siguiente manera: cuando el niño siente miedo, su cerebro emocional tiende a su madre/padre para ser protegido como hemos heredado durante miles de años de evolución.

Sin embargo, este impulso desarrollado durante muchos años, se topa con que su cuidador principal es una fuente de terror y desprotección. Su cerebro de supervivencia le impulsa en la dirección contraria : huye de tu cuidador puesto que te hace daño. Por eso, al apego desorganizado se le conoce como «doble vínculo», ya que el niño tiende a su cuidador, pero, al mismo tiempo, necesita huir de él por el daño y el miedo que le provoca.

Dilema difícil de resolver, ¿verdad? Las consecuencias del apego desorganizado, presentes en un 5-10% de la población infantil, implican problemas conductuales, dificultades en la regulación de las emociones, problemas de relación, disociación, etc. En conclusión, si tu hijo pequeño llora los primeros días que lo dejas en la Escuela Infantil o en el colegio, no te preocupes; además de ser normal, también es sano y adaptativo.

Si tu hijo llora es porque está expresando su inconformismo de quedarse ahí. Le gustaría estar contigo, pero si le estás llevando a la escuela infantil, es probable que no sea posible. Legítima y normaliza todas sus emociones: pueden mostrar tristeza, rabia, miedo, celos, etc. Todas las emociones que exprese tu hijo son válidas y deben ser legitimadas. Dale tiempo para que se adapte. Unos niños tardan menos y otros más. Cada uno tiene su propio ritmo. Unos días antes de que comience la escuela infantil, explícale que va a comenzar el cole y descríbeselo de la manera más concreta posible. La mentira nunca es una opción por muy dolorosa que sea. Lo ideal es un periodo de adaptación gradual a la escuela infantil, pero no todos los centros educativos disponen de esta opción. Empodera a tu hijo: dale mensajes de que es capaz de enfrentarse al reto de comenzar el colegio, de separarse de mamá y papá y que lo va a hacer genial.

Mucho ánimo para todas las familias, niños y niñas que en estos días dejan atrás un largo verano para enfrentarse al reto de regresar a las aulas. Sea como sea su adaptación, tened en cuenta que será todo un aprendizaje para vuestros hijos (y también para vosotros).

¿Cómo tratar a un niño que no socializa?

14 consejos para que tu hijo sea sociable – Compartir en familia Como Ayudar A Mi Hijo En La Escuela Como Ayudar A Mi Hijo En La Escuela Redacción / España Las habilidades sociales son un conjunto de ideas, sentimientos, comportamientos y valores que ayudan a las personas a relacionarse entre sí, lo cual es fundamental en el mundo en el que vivimos para integrarnos, hacer amigos, buscar trabajo o tener pareja.

  1. Somos animales sociales y sin los demás, no podemos ser felices.
  2. No tepierdas este artículo que te ayudará a conseguir que tus hijos sean más felices.
  3. Si se educa en habilidades sociales conseguiremos que nuestros hijos sean más felices Habilidades sociales son las capacidades que tienen las personas de interaccionar unas con otras.

Estas incluyen un amplio conjunto de ideas, sentimientos, valores, creencias que son fruto del aprendizaje del niño y de su experiencia, por lo que los padres pueden influir directamente en ellas. Algunas de las habilidades sociales básicas que debemos transmitir a nuestros hijos son: empatía, apego, comunicación, autocontrol, resolución de conflictos, cooperación, asertividad o escucha activa, entre otras.

See also:  Materias Que Deberian Enseñar En La Escuela?

Recurrir a este tipo de herramientas desde edades muy tempranas y aprender a utilizarlas proporcionará al niño la posibilidad de integrarse en el mundo que le rodea y, así, poder hacer amigos, jugar con otros niños en el parque, trabajar en equipo, conocer gente nueva. Y, cuando se haga mayor, le facilitará las relaciones de pareja saludables y longevas, le ayudará a encontrar trabajo y a tener éxito en su carrera profesional.

Por el contrario, tener deficiencias en estas capacidades puede hacer que el niño o adolescente tenga problemas de autoestima, no sepa relacionarse con los demás, no tenga amigos y se sienta solo, o tenga problemas de aprendizaje, entre otros problemas.

Responde a sus necesidades, básicas y afectivas, desde bebé y con toda la frecuencia que puedas. Fomenta su autoestima. Reconoce sus logros y avances. Ayúdalo a superar sus límites y a afrontar nuevos retos. Fomenta la comunicación en casa; que aprenda a hablar de sus sentimientos y opiniones y a escuchar a los demás. Hablad de vuestros sentimientos, no le animes a esconderlos. Muéstrale cariño y amor todos los días, con gestos y palabras. Transmítele una serie de valores básicos como amistad, empatía, solidaridad, respeto, tolerancia, etc. Elogia y alaba sus comportamientos positivos hacia los demás. Sé un buen ejemplo. Es importante que te vea relacionarte con otras personas, hacer amistades nuevas, etc. Empieza con nociones básicas: dar las gracias, saludar, pedir perdón, iniciar una conversación con alguien, expresar un sentimiento bueno o malo de manera controlada, etc. Los cuentos o historias siempre ayudan a enseñar este tipo de habilidades a los niños. Llévale al parque, apúntale a clases extraescolares, id con otros amigos Es importante que viva situaciones sociales diferentes para que aprenda a comportarse en cada una y a relacionarse con otros niños. Si alguien le rechaza es normal que se sienta mal, pero debes explicarle que no siempre será así y que la mayoría de la gente es amable.

: 14 consejos para que tu hijo sea sociable – Compartir en familia

¿Qué hacer si mi hijo no socializa?

Mi hija es solitaria pero no hace nada para cambiarlo. ¿Debería forzarla a hacer planes y participar en actividades grupales? – Pocas cosas perturban más que ver a su hijo quedarse solo después de clases mientras que los demás se han ido a jugar con sus amigos.

O descubrir que su hijo almuerza solo en la escuela. O ver a su adolescente malhumorado en la casa durante los fines de semana porque no tiene nadie con quien salir. La mayoría de los chicos no necesitan tener muchos amigos. Pero las amistades, tanto en los primeros años de escuela, y luego cuando son adolescentes, son fundamentales para el desarrollo social y emocional del niño.

Aprender cómo establecer buenas relaciones con los compañeros es una habilidad esencial que los niños usarán y mejorarán a lo largo de la vida. Por ello, forzarlos a participar en situaciones sociales no los ayudará. En lugar de eso, ayúdelos a desarrollar habilidades y la confianza que necesitan para disfrutarlas.

Entonces, ¿qué puede hacer para ayudar a un niño que no tiene amigos? Averigüe lo que está ocurriendo. Antes de hacer que participe en actividades con otros niños, es importante averiguar cuál es el obstáculo para que haga amigos, Vea qué puede aprender al hablar directamente con ella. Por ejemplo, podría preguntarle si prefiere estar a solas en su habitación leyendo y dibujando.

(Lea sobre cómo hablar con su hija acerca de asuntos sociales y emocionales ). Si eso no funciona, trate de hablar con su maestro o con el consejero escolar. Para saber cómo ayudar, necesitará saber por qué está pasando tanto tiempo sola. Estas son algunas preguntas que puede plantearles al maestro o consejero: ¿Este comportamiento es nuevo? Si el aislamiento de su hija es un cambio repentino de comportamiento, puede que se trate de algo más que un caso de timidez.

  1. Trate de averiguar qué está pasando en su vida, incluida la escuela.
  2. Muchos chicos que están siendo acosados se sienten demasiado avergonzados como para reportarlo a sus padres o incluso a sus maestros.
  3. Reafirme a su hija que usted la ama y que no tiene nada de qué avergonzarse.
  4. Si su hija presenta varios de estos síntomas, contacte a su médico y pida que sea evaluada por un profesional de la salud mental.

Tratar la depresión es esencial para tener una vida social más activa. ¿Está inusualmente ansiosa en presencia de chicos de su edad? La ansiedad severa también es algo que puede causar que hasta los niños pequeños se aíslen o eviten a otros niños. Conozca las señales de ansiedad en niños pequeños,

  1. Cerca de la pubertad, algunos chicos desarrollan el trastorno de ansiedad social, lo cual significa que les preocupa excesivamente lo que otras personas piensan de ellos.
  2. Con frecuencia evitan situaciones sociales en las que temen que podrían avergonzarse de ellos mismos.
  3. Conozca las señales de ansiedad en adolescentes y preadolescentes,

Si su hija parece tener problemas de ansiedad, este es otra razón para contactar al médico y solicitar una evaluación de su estado mental. Si no existe evidencia de acoso o de un trastorno emocional que podría estar causando el problema, estas son algunas otras cosas que puede hacer para ayudar.

No presione demasiado. Cuando los chicos tienen dificultades, forzarlos a hacer algo en contra de su voluntad rara vez mejorará la situación. En su lugar, intente escoger tres actividades diferentes que su hija puede hacer y dígale que escoja la que más le guste. No sienta que debe invitar a más niños que podrían convertirse en amigos. Usted quiere facilitar oportunidades para que los chicos tímidos conozcan a posibles amigos. Pero quiere ayudarlos a que no se sientan demasiado incómodos. Al principio planee reuniones de juego en su casa. Si su hija puede ser la anfitriona de una reunión para jugar, probablemente se sienta más a gusto en su propia casa. Anime a su hija a participar en clubes u otras actividades que le interesen. Estas son buenas maneras de hacer amigos porque proporcionan una estructura que ayuda a minimizar la ansiedad. Planee actividades familiares. Esto puede poner en contacto a su hija con otros niños de su edad. Ayúdela a ensayar situaciones que la ponen nerviosa. Esto podría ser asistir a una fiesta de cumpleaños o conocer un nuevo grupo de personas.

Algunos niños tienen dificultad para congeniar con sus compañeros. Ciertas dificultades de aprendizaje y de atención pueden dificultarlo aún más. Por ejemplo, los niños con dificultades de atención pueden distraerse con facilidad y ser lentos para captar las pautas sociales,

Intente entrenarla en la casa. Enfatice el acto de esperar su turno y compartir cuando juega con la familia y explíquele que los amigos esperan el mismo comportamiento. Practique diferentes estrategias para mantener la paz. El juego de roles puede ser muy útil para esto. Juegue con su hija a ser al anfitrión y el invitado. Intente anticipar qué tipo de peleas podrían surgir y represéntelas con su hija. Dé el ejemplo con su comportamiento. Demuestre cómo le gustaría verla actuar cuando hable con los miembros de la familia y sus amigos. Poner atención a los demás, ser generosa e intentar resolver los conflictos con tranquilidad. Revise con su hija las pautas sociales antes de las reuniones para jugar. Pregunte a su hija cómo sabrá si sus invitados la están pasando bien. ¿Están sonriendo? ¿Riendo? Explique qué es ser un buen anfitrión. ¿Qué hará ella para hacer que sus invitados se sientan a gusto? Pídale que con anticipación seleccione algunos juegos. ¿Cómo sabrá su hija cuándo es el momento de pasar al siguiente juego?

See also:  Palabras Que Rimen Con Escuela?

Cómo ayudar a los adolescentes a socializar Las amistades ofrecen más que compañía y entretenimiento a su adolescente. Tener buenas amistades le permite empezar a ser más independiente gracias al desarrollo de relaciones solidarias y confiables fuera del círculo familiar.

Háblelo. Intente averiguar cuál es el problema según ella. Anímela a hablar acerca de lo que podría hacer para mejorar la situación. Haga preguntas. Ayúdela a proponer ideas para hacer amigos que se sienta segura de probar. Ayúdela a practicar las habilidades necesarias para conocer personas y desarrollar amistades. Jueguen a los roles hasta que ella se sienta cómoda para aproximarse a otros adolescentes, presentarse y mantener una conversación. Considere inscribirla en nuevas actividades. Esto puede ayudarla a conocer a otros adolescentes fuera de la escuela o del vecindario (si no está segura de qué podría gustarle, pruebe estas ideas ). Trate de hacerse amiga de los padres de sus compañeros de clase. Invitar a los padres y a los adolescentes a eventos sociales puede ayudar a los adolescentes tímidos a interactuar con otros chicos, incluso con los que su hija cree que no le gustarán. Facilite que las cosas ocurran. Si usted tiene un auto, ofrézcase a llevar a su hija y a sus amigos a eventos sociales y a actividades extracurriculares, o permita que su hija invite a un amigo a las salidas familiares. No la obligue a hacer algo. Forzarla no es una buena manera de lograr que coopere, particularmente en los adolescentes que están intentando ser más independientes. Para muchos chicos es suficiente encontrar una sola cosa que les gustaría hacer una vez por semana. Intente ayudarla a encontrar esa cosa.

Sin importar la edad de su hija, usted no puede hacer amigos por ella. En definitiva, ella tiene que hacer el (en ocasiones difícil) trabajo de desarrollar lazos sociales.

¿Por qué los niños sacan malas calificaciones?

Causas de las malas calificaciones ¿Qué hay detrás de las malas notas? – Las malas notas provocan decepción y frustración en los padres y madres, pero antes de dejarnos llevar por estas emociones vayamos al fondo del problema. Cambiar nuestra actitud nos sirve para redirigir la atención y focalizar está en la solución.

Las malas notas pueden reflejar problemas personales y un malestar emocional asociado baja autoestima, conflictos internos, etc. que dificultad la concentración, motivación y creación de aprendizajes. Las malas calificaciones pueden ser causadas por una dificultad de aprendizaje, Una mala evaluación pueden indicarnos un retraso en el desarrollo y maduración del niño. Las malas notas pueden deberse a escasa o nula capacidad de aprender a aprender. Otra de las causas más comunes de las malas calificaciones es la falta de hábito de estudio. Detrás del fracaso escolar también es habitual encontrar falta de interés y de motivación. Una ausencia de capacidad de esfuerzo puede estar detrás de las malas notas.

¿Cómo saber si un niño no está bien?

Señales para saber si un niño no ve bien – Las pistas que pueden indicarnos que nuestro hijo tiene un déficit visual dependen de la edad. «En niños de menos de 1 año, una de las señales más importantes es el desinterés en coger juguetes u objetos, así como si los pequeños evitan mirar la cara de los padres «, explica el Dr.

  • Visa. En cambio, a partir de esa edad, hay otros síntomas que son motivo de preocupación.
  • En casa, debemos fijarnos, por ejemplo, si se acercan al televisor u otras pantallas para ver mejor, si pierden el hábito de leer o también los dolores de cabeza al final del día.
  • Un niño no es un adulto en miniatura.

Cualquier problema visual que no se trate antes de los 7 años puede prolongarse de forma irreversible en la vida adulta Dr. José Visa, especialista del Departamento de Oftalmología Pediátrica

¿Que decirle a un niño que no quiere ir a la escuela?

Mi hijo no quiere ir a la escuela: Qué decir Hay muchos motivos por los que los niños podrían pedir a veces quedarse en casa y no ir a la escuela, incluyendo el simple hecho de necesitar un día libre para reponer energía. Pero si su hijo quiere faltar a la escuela con frecuencia, es importante entender el porqué.

Qué dice su hijo Usted puede pensar que Qué podría estar sucediendo Qué puede decir
«No tengo ganas de ir» Su hijo no se toma en serio la escuela. Los niños no suelen fingir sin tener un motivo. Es posible que su hijo esté enfrentando algún problema en la escuela. Podría ser algo reciente o algo que ha venido pasando desde hace tiempo. «Me pregunto si quieres quedarte en casa porque las cosas no van bien en la escuela. Cuando regreses a casa y pensemos qué podemos hacer para mejorarlo».
«Estoy muy cansado para ir» Su hijo duerme lo suficiente, así que es simplemente una excusa. La escuela puede ser agotadora. Esto es especialmente cierto si los niños tienen dificultades con algo. Requiere mucha energía tratar de seguir el ritmo de la clase u ocultar las dificultades. «Me sorprende que estés cansado. Pensé que estabas durmiendo bien. ¿Hay algo que te ha estado dando mucho trabajo o que te causa fatiga? A veces solo preocuparse puede ser agotador.»
«Detesto la escuela» Su hijo está exagerando. A veces una mala experiencia con algo en particular o un problema con un aspecto de la escuela puede ensombrecer todo lo demás. «Sé que hay muchas cosas que te gustan en la escuela. ¿Hay algo en particular que te esté haciendo sentir tan infeliz que quieras quedarte en casa?».
«Los niños son malos» Su hijo tiene algunos amigos, así que debe ser una reacción exagerada. Puede que para algunos niños sea difícil evaluar las situaciones sociales e integrarse. Incluso pueden ser el blanco de acoso. «Lamento que los niños estén siendo malos contigo. ¿Qué es lo que hacen? ¿Puedes decirme quiénes son o en qué grado van? ¿Quieres que hable con tu maestro y hagamos un plan?».
«La escuela es muy difícil» Su hijo va bien en la escuela, así que esto se trata de no querer esforzarse. La escuela no siempre es fácil, incluso cuando parece que a los niños les está yendo bien. A veces ellos no pueden cumplir con todas las expectativas. Y cuando esto sucede, pueden sentir que fracasan. «Parece que las cosas en la escuela no están yendo tan bien como te gustaría. ¿Qué es lo más difícil en la escuela en este momento?».
«Olvidé hacer mi tarea otra vez» Su hijo es irresponsable. Para algunos niños, seguir el ritmo de las tareas y es realmente difícil, sin importar cuánto se esfuercen. Y si esto sucede mucho, ellos podrían sentirse avergonzados. «Parece que tienes problemas para mantenerte al día con tus deberes. ¿Sientes que esto es un reto para ti? Podemos probar diferentes «.

Hablar con su hijo sobre su resistencia a ir a la escuela lo ayuda a que usted entienda qué es lo que está pasando. Sin embargo, los niños no siempre saben qué decir. Por eso es importante prestar atención a, El equipo de Understood está integrado por entusiastas escritores, editores y moderadores de la comunidad en línea.